San Carlos: Dios me guió hacia la tumba de Fred

Utilizamos 4h 41m en arribar a San Carlos. Fueron 32 km aproximadamente. Llegamos al cementerio. Lo recorrimos sacando fotos a cada una de las tumbas. Traíamos con nosotros una ofrenda floral y una cruz, con las cuales habíamos planeado homenajear a los soldados británicos caídos.

La primer tumba a la que nos acercamos fue la del Marine Keith Phillips. Es la primera a la izquierda de la entrada. Keith perdió la vida el 11 de junio y tenía 19 años. Su tumba tenía dos fotos que nos permitieron conocerlo. Era la tumba que mayor presencia de fotos y flores tenía en todo el cementerio. A su lado, otro marine, Dave Wilson también tenía flores que habían sido colocadas recientemente.

Algo me llamó la atención de una de las tumbas, la del Soldado Francis Frederick Slough para colocar una cruz, similar a la que ubicamos en el memorial del Coronel Jones. Les pedí a José y Alejandro colocarla allí porque me llamaron la atención la fecha de su muerte, su edad y que no tenía ninguna ofrenda. Supuse que su familia no podría viajar a rendirle el merecido homenaje pero que lo recordaría cada día.

 

Era oriundo de una ciudad que se encuentra al sur del Reino Unido que, casualmente, recibe el mismo nombre que su apellido, Slough. Se incorporó al ejército como joven soldado, el 18 de septiembre de 1979, como parte de los jóvenes líderes del Cuerpo Blindado del Regimiento Real (Junior Leaders Regiment Royal Armoured Corps  – JLR RAC), con la intención de ingresar a la Real Policía Militar. Completó los 18 meses de formación en JLR y se incorporó al Centro de Entrenamiento Militar Real en Chichester.

Luego de ello, Fred tuvo que trasladarse a otra unidad y eligió al 2do Batallón del Regimiento de Paracaidistas. Esto se produjo unos meses antes del conflicto de Malvinas.

Durante la guerra, sirvió en el 12 Pelotón, Compañía D, 2 PARA y fue herido mortalmente durante la etapa final de la batalla para Wireless Ridge el 14 de junio de 1982, horas antes de la finalización de la guerra. Recibió varios impactos de una ametralladora pesada argentina que hizo blanco sobre un grupo de británicos que estaban avanzando. Si bien fue evacuado al hospital de campaña, murió de sus heridas mientras los médicos intentaban reanimarlo.  Había nacido el 18 de abril de 1963. Tenía sólo 19 años.

Sus amigos lo recuerdan como una excelente persona, totalmente genuino y era muy querido por todos. Aunque era pequeño de estatura, era extremadamente apto y el boxeo era una de sus pasiones. Lo apodaban “Muscles” por el gran desarrollo muscular que ostentaba.  Su madre falleció en enero de 2000 pero tuvo la oportunidad de visitar la tumba de su hijo en la década del 90.

Realizamos nuestro segundo homenaje, colocando una ofrenda floral en el mural.

 

 

Tumba FF Slough